Acta de Fundación

En la ciudad de Laboulaye, a cuatro días del mes de Junio del año mil novecientos sesenta y ocho se reúnen en el local del Consejo Deliberante de la Municipalidad de Laboulaye, los siguientes letrados a saber: Dres. Jorge Mario Celaya, Luis Bernardo Cima (h), Ernesto José de Cabrera, Oscar Blas Genesio, Idelfonso Manso Allende, Raúl A. Martínez Juárez, Erasmo José Obligado, Enriqueta Parellada, Hugo Atilio Bamaciotti, Juan Santas, Angel Osvaldo Torres, Eduardo Vincenti, Margarita Norma Ledesma de Vincenti, Alberto Manuel Zenobi, con el objeto de constituir el “Colegio de Abogados de la Ciudad de Laboulaye”. Previas deliberaciones en las que intervienen todos los asistentes, se determina la creación de una entidad civil que funcionará con el carácter de persona jurídica y se denominará “Colegio de Abogados de la Ciudad de Laboulaye” que nucleará a los letrados que posean Estudio abierto en la jurisdicción de los Tribunales de la ciudad de Laboulaye y no estén afiliados a otros Colegios de la Provincia.
Serán finalidades del Colegio:
a) funcionar como organismo auxiliar de la administración de justicia, velando por los derechos e intereses profesionales, del honor y del prestigio del foro y de sus miembros, b) cuidar por el progreso, prestigio y prerrogativas de la profesión de abogados y por su regular y correcto ejercicio, c) mantener la disciplina profesional afianzando la armonía entre los mismos y prestar protección a sus miembros, d) proponer a los poderes las medidas e iniciativas que juzgaran necesarias para el mejoramiento de la administración de Justicia, e) colaborar en estudios, informes, proyectos y demás trabajos que los poderes públicos pudieran encomendarles, que se refieran a la abogacía, a la ciencia del derecho, a la investigación de instituciones jurídicas y sociales o a la legislación en general, f) promover y participar en congresos y conferencias de carácter jurídicos o vinculados con cuestiones jurídicas. Estimular el progreso de la ciencia jurídica y la mayor ilustración de los miembros. g) organizar y sostener bibliotecas públicas y o centros de estudio especializados.
Habiendo uniformidad de criterios sobre todas los puntos que anteceden, suscriben en prueba de conformidad los letrados arriba mencionados, invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia…